Ballobar - Ripas del Congost - Ermita de San Juan - Ballobar

Desnivel: 230 m

Dificultad: Baja

Época recomendable: Primavera - Otoño

Duración: 3 horas

Observaciones reseñables: No se consideran

Descripción:

Punto de partida y de llegada: Ballobar

Itinerario:

Partimos del magnífico puente románico de Ballobar (140 m) que salva las aguas del río Alcanadre en este pueblo de la comarca del Bajo Cinca. Pasamos por las plazas Mayor y de Loreto. En la calle del Barranco cruzamos el arroyo de Valsalada o Valcarreta. Finalmente para abandonar el núcleo urbano tomamos el camino del Borale. A los 100 m giramos a la izquierda, después a la derecha y llegamos a unas eras. Al este se inicia el sendero en forma ascendente. Vemos a la izquierda un pinar joven y a la derecha se alza la ladera. En la cota 200 m, una vez rebasado el pinar, el camino está algo roto y con piedras sueltas. Proseguimos la excursión, dejando la valleta del Grado a la derecha con antiguos abancalamientos de labor, hoy yermos. Al final el sendero realiza dos revueltas y desemboca en la meseta (250 m). Ya en ella continuamos dirección noroeste, sin camino aparente y rodeando un campo de labor donde las aliagas son fieles compañeras de nuestra marcha. Tras él, nos hallamos en la parte superior de la ripa del Pilar (260 m) con sus 100 m de caída casi vertical. La panorámica del casco urbano de Ballobar es excepcional, destacando el puente con sus cuatro vanos sobre el Alcanadre.

Continuamos en dirección sudeste por el borde de las ripas. Éstas son formaciones de rocas escarpadas, cortadas en talud, de origen remoto. A la izquierda tenemos el abismo y a la derecha próximo a nosotros hay terrenos yermos y más lejos campos cultivados. Durante nuestro recorrido disfrutamos de la amplia visual que se contempla. Los cultivos de regadío proporcionan una variopinta gama de colores. Aparecen dispersos los pueblos de Chalamera, Albalate de Cinca, Belver, Osso y Zaidín que proporcionan una importante densidad de población a esta zona. Cuando llevamos 15 minutos caminando desde la ripa del Pilar y en una amplia curva del terreno, observamos de manera excepcional la fusión del río Alcanadre al Cinca, rodeado de un bonito entorno donde abundan los tamarindos y una variada fauna ornitológica. Llama nuestra atención una olivera silvestre que sobrevive en los riscos. Pronto llegamos a la ripa del Congost (270 m), la más impresionante por su verticalidad. Aquí apreciamos una interesante perspectiva de las ripas que hemos recorrido y del pueblo de Ballobar. De telón de fondo tenemos la silueta del Pirineo. Si miramos hacia el sudeste se divisan las obras del futuro ferrocarril de alta velocidad.
Regresamos por el mismo itinerario de la ida, apreciando nuevos ángulos. Al fondo, vemos al otro lado del valle la silueta de la mítica ermita de San Juan, hacia donde nos dirigimos. Terminamos el recorrido por la meseta y llegamos al punto donde comenzamos a descender. Hacemos las revueltas, seguimos recto y pasamos por el pinar. Terminada la zona de las eras cruzamos de nuevo por un puente el barranco canalizado. A continuación tomamos la pista del cementerio, ganando progresivamente altura. Dejamos a la derecha el camposanto y el depósito de agua descubierto. Después de un par de lazadas y en una llanada, nos desviamos por una pista que arranca a la derecha. Ésta nos lleva a la ermita de San Juan (250 m) que se acompaña de un solitario pino. Contemplamos una nueva panorámica, que asocia las ripas que hemos visitado con Ballobar.

Por un sendero, en suave descenso, bajamos haciendo tres lazadas que desembocan en los antiguos depósitos del pueblo. Siguiendo por la calle Libertad y después por la  avenida del Alcanadre, regresamos otra vez al magnífico puente románico.

Datos de interés

Ballobar: Villa, con municipio propio. Su casco urbano es un curioso laberinto de calles. La iglesia parroquial de Santa María de la Asunción es de una sola nave, el ábside se remonta al siglo XII y el retablo mayor del templo es de estilo barroco. Destaca por su antigüedad y grandes proporciones la casa de don Paco en la calle Castilla. En la entrada y salvando el caudal del río Alcanadre se encuentra un robusto puente de origen medieval.

Ermita de San Juan: Esta edificación religiosa tiene su origen en una fortaleza romana. En las últimas restauraciones ha quedado desfigurado su primitivo estilo románico, desapareciendo entre otras cosas su primitivo ábside.

Otros lugares de interés cercanos a Ballobar

De acceso rodado: La ciudad de Fraga conocida por su belleza como la sultana del Cinca, el monasterio de Villanueva de Sijena, la mansión romana de Villa Fortunatus, la ermita de la Virgen de Chalamera...

Sin acceso rodado: Las cercanas y gemelas ripas de Alcolea.

Y para...

Reponer fuerzas: Nada mejor que la refrescante variedad frutícola que se cultiva en la fecunda ribera del Bajo Cinca, desde los aterciopelados melocotones hasta los afamados higos.

Soñar: Aprender a volar, eterna ilusión del hombre. Y hacerlo a ser posible también como la bruja Cristineta que desde estos cantiles dicen que se lanzaba.

Pasárselo bien: Los días 15 y 16 de agosto la población de Ballobar celebra sus fiestas en honor a la Asunción y San Roque. En caso de no poder acudir, tengamos en cuenta que el 29 de agosto existe otro festejo conocido como la fiesta del “Degollao”.

Sin olvidar que las tierras de labranza deben de cruzarse por los senderos o por sus lindes, no pisando nunca el sembrado.

Textos extraídos del libro:

30 excursiones circulares por el Alto Aragón

Autores: Santiago Agón y Juan Cruz Barranco

Editorial: PRAMES

Cargando...
¡Upps!
Estas utilizando un navegador que no es totalmente compatible con nosotros. Por favor actualízalopara una mejor experiencia.  
  Nuestra página funciona mejor con Google Chrome
Como actualizar tu navegador